Opinión

Educación y Democracia

Por Adalberto Llinás Delgado
@adalbertollinas

Hace unos días me pidieron que compartiera con los estudiantes del colegio María Mancilla Sánchez de Puerto Colombia mi visón de democracia y liderazgo. Llegué a la institución donde encontré jóvenes con un gran potencial, llenos de sueños y deseos de luchar por construir una mejor sociedad, que me hicieron recordar momentos en las aulas en mi época de estudiante en el colegio Americano.

La educación que practican en la institución los prepara para el ejercicio de la democracia, los ayuda a fortalecer el conocimiento de las instituciones y leyes, para construir modelos de participación y convivencia pública, que les permite a los jóvenes el ejercicio de una ciudadanía crítica, activa y responsable. Este modelo de formación debemos estimular su ejecución en todos los centros de educación públicos o privados, buscando la participación activa de los jóvenes y fortalecer de esta manera nuestra democracia.

La principal riqueza de las naciones está en su capital humano y la educación es la palanca del desarrollo e innovación de nuestras sociedades y por lo tanto, debe adaptarse a las condiciones que se proyectan para el mundo del mañana. La educación que no consiga motivar a quienes la reciben está destinada al fracaso. Por muchos planes que se diseñen o recursos que se inviertan, si el estudiante no está motivado en aprender, nunca aprenderá.

Los sistemas educativos están sufriendo grandes modificaciones propiciados por la revolución tecnológica. En los próximos años el internet, las redes sociales, van a convertir a los colegios en entornos interactivos que transformaran las formas tradicionales de aprendizaje y enseñanza, cambiando “la escenografía” de docentes, padres y estudiantes.

Estas modificaciones tecnológicas y sociales nos llevan al rediseño de un sistema educativo flexible enfocado a potencializar la búsqueda de la felicidad, desarrollando habilidades socio-emocionales que logren que cada joven encuentre su función en la sociedad. La educación debe enfocarse entonces en potenciar mentes creativas, formadas en valores como responsabilidad, capacidad de colaboración, iniciativa, persistencia, habilidades para solución de problemas, autodisciplina y trabajo en equipo. Una educación que promueva el análisis crítico de la realidad local, regional, nacional e internacional que capacite para reconstruir y reinventar la cultura y el mundo.

Al escuchar los acertados comentarios de los estudiantes, me traslade a las páginas de mi reciente lectura, el prólogo del libro “crear o morir” de Andrés Oppenheimer, en el cual hace Referencia a Steve Jobs, interrogándose sobre los requisitos para tener ciudadanos como Jobs, de tanta importancia para la sociedad; auto cuestionando y atribuyendo la diferencia en el desarrollo de los países a su capacidad de innovación. “En la economía global del conocimiento, las naciones que más crecen son las que más innovan”. Paradójicamente en nuestro país los rubros que más disminuyen en el presupuesto son los de a ciencia tecnología e innovación.

Regresando al objeto de la invitación al plantel educativo, nos podemos preguntar, sobre la relación entre democracia y educación atreviéndonos a decir que hay una relación directa entre ambas; que estas se retroalimentan en su potencialidad. Esto es, una buena educación permite garantizar una buena democracia y una buena democracia debe contribuir a garantizar una buena educación.

La Educación y la Democracia, son términos muy complejos, que nos permiten concebir las realidades en la construcción de nuestra sociedad, y buscan hacer posible el buen vivir. La democracia en esencia nos ayuda a garantizar que se cumplan los derechos humanos, entre ellos, el derecho fundamental a la educación.

Y al terminar el diálogo con tan selecto y nobel auditorio, reafirmo la convicción que para salvar nuestra frágil democracia, debemos involucrar a los jóvenes en procesos de formación y empoderamiento, que les permita desde el poder soberano del ciudadano construir una mejor sociedad para todos; Logrando disminuir la pobreza y la exclusión social, gran vergüenza de nuestro mundo actual.

LO MÁS LEIDO

Ir Arriba