Lo Intangible

Liquidan a todo el personal tras venta de Qhubo Barranquilla y Gente Norte; El Heraldo, su nuevo dueño

BARRANQUILLA. La tarde de este lunes, el personal periodístico y comercial del periódico Qhubo Barranquilla y Gente Norte fue sorprendido con una noticia que, a pesar de lo impactante, ya se esperaba al interior de esa casa periodística: los trabajadores permanecerían en sus funciones hasta el próximo 22 de agosto. La razón: la franquicia había sido vendida.

Como corrillo en cada espacio de la empresa se venía comentando que tarde o temprano cerraría el emblemático periódico popular, que nació hace poco menos de 10 años con el nombre de ‘Nuestro Diario’ y que tenía el respaldo del Grupo Nacional de Medios y su filial en Cartagena, El Universal. Las bajas ventas del matutino y una situación económica apremiante obligaron, de acuerdo a las fuentes consultadas por este medio, a tomar una drástica decisión.

Una de las fuentes que dialogó con SieteDías explicó que en medio de la reunión, encabezada por un grupo de abogados de la compañía Grupo Medios, se ventiló que el comprador había sido la Casa Editorial El Heraldo, principal competidor de QHubo a través de su tabloide ‘Al Día’.

Los trabajadores, informó la firma de abogados representante de la transacción, serían liquidados en su totalidad y no serían integrados a la plantilla de El Heraldo. La publicación de los productos editoriales se mantendría y, a partir del 23 de agosto, la responsabilidad periodística recaería en El Heraldo, quien suma dos nuevos medios a su pool de publicaciones.

La noticia ha caído como balde de agua fría en el gremio periodístico de la ciudad, pues consideran que se cierra una fuente de trabajo mientras se consolida el monopolio editorial de un grupo de periódicos en Barranquilla. Jimmy Cuadros, exjefe de redacción de Al Día, posteó en su perfil de Facebook lo siguiente:

“Quiero expresar mi solidaridad por lo que acaba de ocurrir con los colegas de QHubo Barranquilla y Gente Norte. El Heraldo ha comprado estas franquicias, que eran del Grupo de Medios, y quedarán sin trabajo muchas personas, colegas capaces y talentosos y sobre todo buenas personas, principal requisito para ser buenos periodistas. Ánimo y con la frente en alto, que mejores cosas vendrán para ustedes.

Por otra parte, esta muestra de poderío económico y monopolístico de El Heraldo demuestra que quienes fuimos fusilados con despidos por reclamar lo que con trabajo habíamos ganado, y que descaradamente querían mutilar de los salarios, teníamos la razón.

El Heraldo tiene suficiente dinero para comprar dos franquicias y decía no tener plata para no pagarles las cenas a los periodistas.

¿La crisis que estaba viviendo esta casa editorial, según su flamante director, ya fue superada?”.

LO MÁS LEIDO

Ir Arriba