Opinión

Ni con el pétalo de una rosa

Por Adalberto Llinás Delgado
@adalbertollinas

El 25 de noviembre es la fecha en la cual tenemos la oportunidad para insistir en nuestro compromiso de cero tolerancia frente a la violencia contras las mujeres. El derecho de las mujeres a vivir sin violencia está consagrado en los acuerdos de la Declaración de las Naciones Unidas, Resolución de la Asamblea General 48/104 del 20 de diciembre de 1993

La violencia de género afecta a las mujeres, sin distingos de origen o condición. Y no siempre se realiza de la misma forma, y a veces se entrelaza con discriminaciones por razones de etnia, orientación sexual, estrato socioeconómico o en el ámbito laboral. Es una de las violaciones de los derechos humanos más extendidas, persistentes y devastadoras del mundo.

Podemos considerar la violencia contra la mujer como la forma más extrema de discriminación y, en los casos más graves, esa violencia puede llevar al feminicidio. Otro caso extremo de violencia es la ablación, la práctica de la mutilación femenina ha disminuido, No obstante, la prevalencia sigue siendo elevada en los países que disponen de datos representativos, en los que, según datos de encuestas realizadas alrededor de 2015, más de 1 de cada 3 niñas de edades comprendidas entre los 15 y los 19 años habían sufrido esa práctica, relación al 1 de cada 2 niñas en el año 2000.

La violencia contra las mujeres en Colombia va en aumento de acuerdo con cifras del Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses, van 399 mujeres asesinadas en primer semestre del año. En el Atlántico: en el año 2016 se registraron 7 feminicidios, mientras que, al mes de mayo de 2017, ese número ya va en 10 feminicidios en esta región.

Han sido muchas las estrategias desarrolladas para lograr la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, la Unión Europea (UE) ha lanzado una nueva iniciativa orientada a eliminar todas las formas de violencia contra las mujeres y las niñas: la Iniciativa Spotlight.

Su nombre spotlight llama la atención sobre esta situación, sacándola a la luz pública y convirtiéndola en el centro de todos los esfuerzos encaminados a hacer realidad la igualdad de género y el empoderamiento de la mujer, en consonancia con la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible.

Otra estrategia que toma auge es La Sororidad, una política que trata de desmontar la misoginia, acción básica para el empoderamiento de las mujeres y la construcción de la igualdad; es esta Un Pacto de género, entre mujeres que se reconocen como interlocutoras, Sin jerarquía, con un reconocimiento de los espacios de cada una.
En el departamento del Atlántico, creamos la secretaria de la mujer, la cual está trabajando en concientizar a las parejas y a la sociedad en general de los beneficios y ventajas que se obtienen con un buen trato a la mujer y a todos los integrantes del núcleo familiar, esperamos que esta logre impactar generando una disminución en los casos de violencia en contra de la mujer atlanticense.

LO MÁS LEIDO

Ir Arriba