Barranquilla

¿Qué está pasando realmente al interior de Universidad Autónoma del Caribe?

BARRANQUILLA. En 2013, estudiantes y docentes de la Universidad Autónoma del Caribe vivían momentos de zozobra. La detención de la entonces rectora Silvia Gette Ponce, y la andanada de escándalos destapados a su alrededor (presuntos asesinatos y malos manejos administrativos) marcaron un punto de crisis en una institución fundada en 1967 por Mario Ceballos Araújo.

Al confirmarse la separación definitiva de Silvia Gette de su posición, la llegada de Ramsés Vargas Lamadrid a la rectoría se veía como una bocanada de aire fresco, sobre todo para los estudiantes, que temían un cierre que afectara su proceso de formación académica. Comenzó lo que en palabras del propio Vargas fue denominado como la ‘refundación’ de la institución. Se terminaron obras como el edificio de Posgrados (paralizado durante años por la anterior administración) y la renovación de algunos otros espacios.

Sin embargo, poco a poco, se fue escuchando con más fuerza al interior de la institución, que el fantasma de las malas praxis había regresado. A veces en forma de retrasos en los pagos a los trabajadores (un tema muy recurrente en la etapa final de la administración Gette Ponce), en obras no terminadas o en la vinculación de personal con filiación a caciques políticos. Algunos exempleados sindicalizados, en diálogo con SieteDías, expresaron que por manifestar su descontento ante tal problemática, fueron poco a poco separados de sus funciones.

El tema pasó de agache por mucho tiempo y las menciones eran pocas, salvo a uno que otro artículo publicado en la web. Pero, curiosamente, un ataque lanzado por el propio rector de Uniautónoma al astro del fútbol Carlos ‘El Pibe’ Valderrama, volvió a poner el tema en la palestra pública. El exfutbolista llamó ‘Rata’ a Vargas Lamadrid luego que este insinuara que los recursos que pretendían ser recortados al deporte en el presupuesto nacional debían servir para mejorar el vocabulario de ciertos deportistas (en referencia a Valderrama). Algunos periodistas (como el deportivo Eduardo Ahumada), y por demás, usuarios en redes sociales cuestionaron la gestión del directivo y recordaron denuncias de malos manejos administrativos en su etapa como director del Área Metropolitana de Barranquilla (durante el periodo de gobierno del Movimiento Ciudadano, del polémico Bernardo Hoyos Montoya).

La W Radio, dirigida por el periodista Julio Sánchez Cristo, recogió de nuevo las denuncias al entrevistar al propio Ramsés Vargas, quien además de cuestionar los testimonios sobre malos manejos administrativos como una “pos verdad de las redes sociales”, invitó a revisar directamente la situación en la Uniautónoma, analizando los estados financieros y la calidad de la infraestructura del centro académico. En la entrevista dejó entrever, además, que las acusaciones provenían de personas que “añoran el pasado”.

De allí se lanzaron diversos testimonios sobre la situación. Con nombre propio, Rodolfo Ortega, miembro del sindicato de la Universidad Autónoma del Caribe, Jorge Borda, proveedor; Aixa Granados, empleada y otros tantos más, explicaron que desde más de 60 días se presentan retrasos en el pago a los trabajadores, 1 año de impago a proveedores y fallas en la infraestructura de la institución.

“Estamos en vísperas de matrícula y estamos teniendo demoras en el pago de salarios y seguridad social”, afirmó Rodolfo Ortega mientras que Aixa Granados, quien trabajaba en el área de Planeación y que, posteriormente fue trasladada a un puesto de menor rango “para que no tenga contacto con los estudiantes” indicó que “Desde marzo de 2017 (se produce el retraso de los pagos, pero desde el año pasado experimentábamos algún retraso en el pago de salario y prima pero se nos decía que era una época de vacas flacas, pero este año ha sido permanente”.

Las denuncian fueron complementadas con actuaciones de nepotismo por parte del rector Vargas Lamadrid (entre las que se incluye primas, esposos de primas y el propio padre del funcionario, Eduardo Vargas Osorio). Mientras los extrabajadores y actuales empleados piden que la Universidad Autónoma del Caribe sea auditada por el Ministerio de Educación, Ramsés Vargas Lamadrid asegura que su administración es de puertas abiertas y que no tiene nada qué ocultar. Hasta el momento solo hay afirmaciones pero ninguna respuesta contundente que permita resolver la gran inquietud: ¿Qué está pasando realmente al interior de Universidad Autónoma del Caribe?

LO MÁS LEIDO

Ir Arriba