Agro+

Realizan vigilancia fitosanitaria a los cultivos agrícolas del Chocó

QUIBDÓ. Teniendo en cuenta las notificaciones de los productores sobre la presencia de picudo negro en los cultivos de caña en el corregimiento de Pindaza, Chocó, el ICA realizó una visita fitosanitaria a tres predios dedicados al cultivo de caña, destinada para el consumo en fresco y para la elaboración de panela. Así mismo, la Entidad capacitó sobre el manejo fitosanitario de cultivos de chontaduro, plátano y cacao a los productores.

Funcionarios del Instituto hicieron la revisión de los cultivos y en efecto, encontraron presencia del picudo negro, insecto que se aloja en la caña y perfora los tallos. En estas perforaciones se aloja un hongo denominado Glomerella tucumanesis, responsable de contagiar a la planta con la enfermedad del muermo rojo o pudrición roja, la cual afecta tanto los tallos como las hojas. En total, el ICA atendió un área sembrada de dos hectáreas y media de caña.

Durante la actividad, el Instituto también capacitó a productores, estudiantes agropecuarios y habitantes de la zona, sobre la importancia de aplicar en los predios las Buenas Prácticas Agrícolas, BPA, y sobre el manejo fitosanitario de frutos como el chontaduro y cacao, e indicó el protocolo de erradicación de cultivos afectados por el picudo, así como la manera de elaborar trampas para la captura de este insecto.

Respecto a las enfermedades que afectan estos cultivos, los 20 asistentes a la capacitación, manifestaron su interés en reconocerlas, ya que de esta manera pueden notificar a tiempo al Instituto.

Al finalizar la actividad, enfermedades como la moniliasis del cacao, fitóftora, escoba de bruja, el moko del plátano o la Sigatoka negra, fueron identificadas completamente por la comunidad asistente, que recibió instrucción sobre los cuidados, prevención y control de las mismas.

“La participación de la comunidad de Pindaza en las actividades de educomunicación que realiza el ICA, es de gran importancia, ya que así adquiere mayor conocimiento sobre el manejo de sus cultivos y el reconocimiento de plagas y enfermedades. De esta manera, se convierten en sensores y/o portavoces para transmitir lo aprendido a las comunidades vecinas, y es así como contribuyen en la tarea de notificar a tiempo al Instituto y trabajar en unidad por la inocuidad agrícola y mantenimiento del estatus fitosanitario del Chocó”, concluyó Martha Livin Mosquera, gerente seccional del ICA en el Chocó.

LO MÁS LEIDO

Ir Arriba